lunes, 19 de noviembre de 2012 ~ 16:26 1 Comments

Mentir es ocultar total o parcialmente la realidad a sabiendas de que nuestro interlocutor no está consciente de ello. Según algunos estudios, en nuestra vida pasamos más tiempo mintiendo que diciendo la verdad. Esto es algo normal, ya que la mentira constituye en muchos casos un mecanismo de socialización y no siempre tiene la intención de hacer daño. De hecho, cuando decimos mentiras persiguiendo un bien mayor, solemos llamarlas mentiras piadosas.

En todo caso, la mentira es mucho más complicada que la verdad y demanda ciertos esfuerzos físicos, psíquicos y emocionales para mantenerse en pie; en casos extremos también requiere de inversiones económicas (por ejemplo, cuando un gobierno quiere ocultar la verdad o cuando quiere construir una verdad). Mentir es todo un “arte”, aunque también es un hábito. Mentir es cuestión de práctica y de principios (no es lo mismo decir una “mentirilla noble” que mentir con el objetivo de dañar, rayando incluso en lo criminal.

Paradójicamente, no poder mentir resulta tan disfuncional como ser un mentiroso compulsivo.

Las mentiras más comunes

Aceptémoslo: todos hemos mentido. Quien nunca le haya dicho a su novio/a que se ve bien en esos pantalones aguados que se pone tres veces por semana, que lance la primera piedra; quien nunca haya dicho “qué bonito” cuando pensaba que algo era realmente feo, tal vez nunca ha tenido una conversación con otro ser humano. Hay personas que defienden la honestidad por sobre todas las cosas, pero hay que recordar que la capacidad de mentir en los niños pequeños es unsigno de inteligencia. Claro, a los adultos les toca ‘inducir’ esta inteligencia culturalmente para fines más positivos.

Estas son las mentiras más comunes de nuestra época, ¡todos hemos dicho por lo menos una!:

-          No me llegó tu mensaje. Sí te llegó pero no quisiste contestar.

-          Sólo somos amigos. Si ves a tu chico de la mano en el cine con otra, por favor ¡no le creas este cuento chino!

-          ¡Se te ve muy bien! En realidad, no se te ve bien, pero no sé cómo decírtelo.

-          No le diré a nadie. ¡Vamos! Claro que lo contarás (aunque si tienes estima por la otra persona, divulgarás el pecado, no al pecador).

-          No entraré a Facebook. Espiaré el perfil del que me gusta durante tres horas y después haré mi tarea.

-          Mañana lo hago. Admítelo: no lo harás nunca.

-          Yo no fui. Sí fui… y creo que lo haría de nuevo.

-          No pasó nada. Sí pasó y me gustó.

-          No eres tú, soy yo. No soy yo, ¡eres tú!

-          Ya voy en camino. ¡Sigo en la cama!

-          ¡Eso no es mío! Bueno, tal vez sí lo sea.

-          Estoy atrapado en el tráfico. La verdad es que salí tarde.

-          El lunes empiezo. ¿Hoy es lunes?

-          Llego en cinco minutos. Bueno, en quince.

-          Tengo que estudiar. No quiero ir al cine contigo.

-          Préstame y te lo pago. Si es que me gano la lotería.

-          Es la primera vez que lo hago. En realidad es la cuarta.

-          No me pasa nada. Sí me pasa y es ¡tu culpa!

-          Nos vemos luego. Pasarán cinco años y no sabremos nada el uno del otro.

-          Me quedé sin crédito/ sin batería/ sin señal. No quise contestarte.

-          Acabo de leer tu mail. Lo leí hace una semana y se me olvidó.

-          Me está entrando otra llamada. Ya no quiero hablar contigo.

-          No te va a doler. ¡Las inyecciones sí duelen, doctor!

-          Ya me olvidarás. ¡Claro! Después de ir al psicólogo seis meses.

-          Nunca te he mentido. Ahora mismo lo estoy haciendo.

-          Jamás te he sido infiel. Mi concepto de infidelidad es bastante laxo.

-          No es mi novio/a. Pero él/ella cree que sí.

-          La última y nos vamos. ¡Nos iremos hasta que la fiesta termine!

-          ¡Pero si iba despacio! Excediste el límite de velocidad y lo gozaste.

-          Te llamé pero estaba ocupado. En lugar de llamar, me puse a ver la tele.

-          Fue culpa del árbitro. Bueno, y un poco mía también.

-          Se murió mi abuelita. Por quinta ocasión.

-          Se lo comió el perro. No hice la tarea.

-          Yo te llamo. No esperes junto al teléfono.

-          Mañana te devuelvo tu libro. Por ahí dicen que los libros no se devuelven nunca.

-          No lloré, tengo gripe. He llorado todo el día y en cuanto te vayas lo seguiré haciendo.

-          Yo no lo rompí. Como no me viste romperlo, ¡no puedes acusarme!

-          No lo vuelvo a hacer. ¡No puedo esperar para volver a hacerlo!

-          Te amo. Es posible que termines creyéndote tu propia mentira.

Mentiras históricas

Las mentiras caen por su propio peso. La historia mundial lo demuestra (información recopilada en distintos sitios de Internet):

Ø  La guillotina no la inventaron los franceses sino los romanos.

Ø Cristóbal Colón sólo tuvo dos carabelas: La Niña y La Pinta. La Santa María era otro tipo de barco, mucho más grande.

Ø  Las brujas de Salemfueron enviadas a la horca, no a la hoguera. Diferentes métodos, mismo destino.

Ø  Vincent Van Gogh no se cortó la oreja completa, pero aun así debe haberle dolido mucho.

Ø  La reina Maria Antonieta jamás pronunció “si no tienen pan, que coman pastel”, refiriéndose a las penurias del pueblo francés. En realidad lo dijo otra mujer de la corte.

Ø  Los vikingos no usaban cuernos en sus cascos, pero se les ven muy bien.

Ø  Galileo Galilei nunca dijo “y sin embargo, se mueve”. Decir algo así lo habría puesto en aprietos.

Ø  Los elefantes no tienen cementerios. Lo que ocurre es que los más viejos de la manada se quedan juntos y mueren en el mismo lugar.

Ø  Bruce Lee no era karateka, practicaba el Jun Fan Gung Fu.

Ø  El rey Arturo no fue rey.

Ø  Los piratas no se dedicaban a enterrar tesoros. Nadie ha encontrado un tesoro de pirata enterrado en ninguna isla.

Ø  Eva y Adán nunca comieron una manzana. No sé sabe qué comieron, ya que en la Biblia dice ‘fruto’, así que lo mismo pudo ser una pera, una frambuesa o una piña.

Ø  Napoleón no era de tan baja estatura: medía alrededor de 1.70 metros.

Ø  La guerra de los 100 años en realidad duró 16 años más.

Ø  Osama Bin Laden no fue el primero en atacar Estados Unidos en su propio territorio. Fue el mexicano Pancho Villa.

Créditos: Yahoo

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Blogger ✿ڿڰۣ--ڿڰ Abigail ڿڰۣ--ڿڰ✿ dijo...

Hola Hola solo me pasaba a saludarte y desearte que tengas un lindo día cuídate mucho


P/D: tu entrada esta super.

22 de noviembre de 2012, 09:05  

Publicar un comentario

No olvides comentar!
Me encanta leer sus comentarios y responderé lo más prontamente que pueda

← Back to the blog?


Disclaimer

DeadLyrics: El Blog de la Cata
This is Dead Lyrics
No spamming & copying!
Leave a tag before you leave
and Please do not copy. :D
~Follow this rules and we'll be good friends ^-^
And remember, FOLLOW ME!

*Best viewed in Mozilla Firefox and Google Chrome



Myself!
Hi! I'm Wish...I'm a perky goth and weeaboo girl e_é I'm not kawaii Ok? I'm from Chile ♥ I love kitties, icecream, anime, RO, cosplay, rock & metal, mangas, books, kawaii stuffs, lolita's clothes, and my evil plushie pig ♥

Visit me on:







Tagboard


Button
Reminiscences
Rune Midgard: El Reino
Greenpeace: Salvemos el Mar Chileno
El compás de la vida
Cocadas
Nail’s Tutorials
Terrones de azúcar cozarón
Tutorial Caja de Regalo Nro 3
Tutorial Caja de Regalo Nro 2
Tutorial Caja de Regalo Nro 1
De un guante…a una ardilla

Map

Link
Image and video hosting by TinyPic




Chilean Blogger
Mi Blog es Chileno
ir arriba