domingo, 27 de noviembre de 2016 ~ 01:51 0 Comments

Hay personas que aveces permanecen en tu vida, en tu cotidianidad por largo tiempo, pero no significan realmente nada en ella. Son personas que no tienen en realidad nada que aportarte, pero con quien tu camino se ha cruzado...pero que tan pronto sus caminos se separen, empezarás a olvidar sus rostros, el sonido de su voz...hasta que un día recordando eventos que casualmente compartieron, te darás cuenta que ni siquiera eres capaz de recordar su nombre y te asombrarás de hecho de haber olvidado a alguien que permaneció tanto tiempo siendo parte de tu día a día.
Hay personas, por el contrario, que su pasada por nuestras vidas es muy breve, aveces tan solo unas horas compartidas, unas miradas cómplices, una buena conversación, bromas y risas, pero cuyo encuentro nos marca profundamente.
Es de este segundo tipo de personas de quien quiero hablar hoy. ¿Por qué? Por que hace poco tuve que decirle adiós a una persona que entró en mi vida fortuitamente y sin darme cuenta, se transformó en alguien a quien apreciaba profundamente y a quien a pesar de haber decidido apartarse, le deseo de corazón que la vida le sonría...porque personas con esa luz y ese candor, creo, las hay pocas en este mundo. Solo estuvo unos 3 meses rondando mis días, pero fue el tiempo suficiente como para recordarme cosas que creía dormidas en un lugar oscuro de mi. Hoy solo puedo darle las gracias por recordarme la persona que solía ser, por hacerme entender que se puede volver a empezar, no con un borrón y cuenta nueva, sino tomando las mejores partes de uno y construir con ellas una persona que es capaz de avanzar, de mejorar, sonreír, pararse y seguir...que está bien tener miedo, pero que este no tiene por que paralizarnos. Gracias por recordar la locura dormida...


Etiquetas: ,


domingo, 2 de octubre de 2016 ~ 01:49 0 Comments


Cuando era más joven,nunca sentí que debía cumplir la expectativa de nada. No se si sea porque vivía en las nubes y no "pescaba" nada o que realmente tenía la posibilidad de ser lo que (y quien) quería ser, si es que yo así me lo proponía. Eran tiempos en los que respiraba una real libertad.
Han pasado los años...y las cosas han cambiado mucho. No se si sea por mi edad actual (25) o por el hecho de que me convertí en madre...pero cada vez siento más presiones sobre mis hombros...e incluso algunas que me siguen pareciendo ridículas:
Estudiar una carrera que me permita tener un trabajo estable, permanente y no-itinerante; no usar escote, no usar shorts ni faldas muy cortas, que cambie de tipo de zapatilla (Converse, que he usado por más de 10 años), que debo "pulirme"porque soy muy vulgar en mi trato, que deje de decir groserías, que deje el lolita, que mis peluches, que mucho maquillaje: que me maquille más "natural" (cuando mis ojos de turca me piden a gritos delineador negro y sombras de colores potentes), que mi casa aquí que mi casa allá, que no salga, que no invite a mis amigos a quedar en casa y así un largo etc.



Aveces, siento que si no fuese por la voluntad que tengo de no volver a caer en pensamientos pesimistas, de no perderme de nuevo, la avalancha de imposiciones ya me hubiese tragado y habría dejado de ser...aunque, un amigo, hace no mucho me dijo que no soy ni la mitad de la persona que solía ser (hace cinco años). Y eso, dolió. 
¿Cómo sobrevivir a las críticas y las expectativas ajenas, sin perderse a uno misma en el camino? Es algo que quisiera saber...pero creo que tendré que descubrir por mi misma, con la frente en alto, recordando siempre quien solía ser y quien quería ser, para juntaras y lograr ser quien debo ser...no por los demás, sino que por mi.

Etiquetas: ,


lunes, 23 de mayo de 2016 ~ 02:05 0 Comments


Hoy me he enterado que no estoy sola:
Cuando tuve a mi hijo, tuve una crisis de identidad: la imagen de mamá que tenía en mi subconsiente era lo opuesto total a quien yo había sido hasta ese momento...y tal vez ese era el mayor motivo por el cual yo renegaba de la maternidad tanto a corto como a largo plazo...simplemente eso no era para mi. Esto me llevó a pasar un tiempo inconforme con mi reflejo, pues no podía reconocerme (si, muy Mulan de mi parte), ya que tenía una cara del desastre por el cansancio, además de no caber en mi ropa y vender toda mi ropa darks.

Simplemente deseché la persona que solía ser hasta mis 20 años.
Y estuve todo este tiempo creyendo que solo yo había pasado por eso...y hoy una conocida (que es bien darks) me contó que varias amigas suyas han pasado por lo mismo al enfrentarse a la maternidad.
Actualmente ya es un tema superado: he vuelto a ser de muchas formas de las que solía ser, aunque también creo que va en que recuperé espacio para mi ya que entré a la universidad...y eso significa que en esos momentos ya no soy mami Wish, sino que simplemente soy yo...y puedo soltar a la persona que no es apta para infantes que he tenido que mantener a raya por tres largos años. 
Por eso, para quienes estén pasando por eso, les tengo los siguientes consejos:

  1. Los tiempos cambian. Lo que era en nuestra niñes, no es necesario repetirlo hoy, la cultura va cambiando con el tiempo y hoy, tu eres parte de una sociedad muy diferente a la que está viva en tus recuerdos de niñez.
  2. Recoge lo bueno de tu niñez, recuerda lo malo y consientemente no intentes repetirlo.
  3. No hay nada de malo con expresarte.
  4. No hay ropa adecuada para una mamá.
  5. No hay colores adecuados para una mamá.
  6. No hay música adecuada para una mamá.
  7. No hay maquillaje adecuado para una mamá.
  8. Se la persona que siempre quisiste ser: si eres feliz, tu bebé lo notará y la armonía les rodeará.
  9. Tu hijo no te juzgara: si crece contigo siendo de cierta forma, entonces eso será lo normal para el.
  10. Conserva a tus amigos cerca: los que solo te buscaban para salir de fiesta, esos no eran reales. Los buenos amigos son aquellos a los que no les importa que no puedas salir de noche, y llegarán a tu casa con pizza, bebida y una película para ver en grupo; son los que prepararán onces en tu casa sin que los hayas invitados; son a los que no les importa que andes en pijama y un moño que haga lucir tu cara de loca si es que llegan de visita de improviso; son los que si se organizan para hacer algo afuera, se preocupan de que sea en un lugar adecuado, a la hora adecuada y te ayudarán a llevar el cargamento del bebé. Esos son los amigos que valen la pena.
  11. Y por último, ten consciencia de que esto solo durará un tiempo. Cuando tu retoño crezca un poco podrás producirte un poco más y podrás volver a usar aquellos accesorios que no eran aptos para el bebé...y si, tal vez tengas que inventarte las ocasiones para usar cierta ropa que no te permite estar "siempre lista" para hacer actividades con tu retoño, pero eso es lo genial: poder generar espacios en el que ya no eres mamá, sino que solo eres tu...y entonces, valorarás más que antes aquellos momentos, ya que los aprovecharás al máximo...

Etiquetas: , , ,


Disclaimer

DeadLyrics: El Blog de la Cata
This is Dead Lyrics
No spamming & copying!
Leave a tag before you leave
and Please do not copy. :D
~Follow this rules and we'll be good friends ^-^
And remember, FOLLOW ME!

*Best viewed in Mozilla Firefox and Google Chrome



Myself!
Hi! I'm Wish...I'm a perky goth and weeaboo girl e_é I'm not kawaii Ok? I'm from Chile ♥ I love kitties, icecream, anime, RO, cosplay, rock & metal, mangas, books, kawaii stuffs, lolita's clothes, and my evil plushie pig ♥

Visit me on:







Tagboard


Button
Reminiscences
La Locura Dormida
Contra las Críticas y Expectativas Ajenas
Consejos para la Mamá "Alternativa"
#SinTítulo
Cuando NO puedes vestir Lolita
Lolita: Street Fashion o Life Style?
Family & Lolita
Belle Époque Lolita Stuff
Cambio de Estilo
Smell like Memories

Map

Link
Image and video hosting by TinyPic




Chilean Blogger
Mi Blog es Chileno
ir arriba