sábado, 13 de junio de 2009 ~ 16:21 0 Comments


Allan tenía nueve años, vivía en una pequeña casa en el centro de Londres con su madre. Tenia el cabello liso y castaño, tez blanca cubierta de pequeñas e inocentes pecas y ojos verdes. Su padre se había embarcado hacia algún tiempo en busca de dinero en los prometedores Estados Unidos de América, pero desde el día en que habían ido a dejar al barco que lo dejaría en en tierras desconocidas, no habían vuelto a saber de el.
Una fría noche, de inicios de otoño, llamo a la puerta un desconocido. Allan abrió la puerta. Su aspecto era algo extraño, su aspecto era de unos veintitantos años, pero su mirar demostraba tal vez más que el doble, ya que demostraba una madurez impropia de todo veinteañero.
- Buenas noches joven Allan. Se encuentra tu madre en casa? - pregunto. Allan se sorprendió de que el hombre supiese su nombre. Aun así llamo a su madre, quien miro con desconcierto al desconocido.
- Buenas noches señora Ágata...usted no me conoce, pero yo soy conocido de su esposo, que descanse en paz...lo conocí el día en que nos embarcamos hacia América y pasamos todas las adversidades que se nos presentaron al otro lado del océano...soy William O’ Brian - para entonces ya Ágata tomado un tono pálido en su tez morena y sus ojos esmeralda eran empañados por las lagrimas.
- ¿Qué le ha pasado a mi marido? - pregunto con una voz áspera y desgarradora
- Estábamos en un campamento con otros en mitad del desierto de Arizona, cuando fuimos atacados por una tribu de nativos... fuimos pocos los que logramos escapar a esos insectos asquerosos... - dijo el hombre con la mirada perdida. Ágata se tapaba la boca con las manos mientras las lágrimas acariciaban sus mejillas. - Tomas me paso esto antes de morir y me pidió que os diera a usted. - dijo sacando una pequeña bolsa de su abrigo, la que contenía una gran cantidad de dinero, que tal vez nunca les haría ricos, pero les permitiría vivir cómodamente a Ágata y su pequeño hijo. - dijo que le perdonara por no poder entregar lo que había ido a buscar a América el mismo...pero que algún día volverían a verse... dijo finalmente. Los sollozos de la mujer quebraban la estructurada melodía de los pasos de los hombres, de las carretas que circulaban de aquí para allá. Allan abrazo a su mama y lloro con ella la muerte de su padre.
- Hace ya un par de meses...-respondió William -bueno, he cumplido mi promesa...ahora me retiro...
- Espere - le interrumpió Ágata - quédese...un amigo de mi esposo es bienvenido en su casa...aunque el ya no este con nosotros.
- por favor, no quisiera molestar...
- Insisto - dijo la mujer adoptando un tono firme y secándose las lagrimas. Ante la insistencia de Ágata, William no tuvo más que aceptar.
El hombre, ya sea por respeto a su amigo caído ante sus ojos o por sentimientos personales, comenzó a frecuentar la casa. Después que caía el sol solía ir a visitar a la joven y hermosa viuda, quien solía invitarle a comer algo, para luego sentarse en la sala de estar donde bebían y reían hasta que comprendían que era hora de que cada uno volviese a lo suyo.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

No olvides comentar!
Me encanta leer sus comentarios y responderé lo más prontamente que pueda

← Back to the blog?


Disclaimer

DeadLyrics: El Blog de la Cata
This is Dead Lyrics
No spamming & copying!
Leave a tag before you leave
and Please do not copy. :D
~Follow this rules and we'll be good friends ^-^
And remember, FOLLOW ME!

*Best viewed in Mozilla Firefox and Google Chrome



Myself!
Hi! I'm Wish...I'm a perky goth and weeaboo girl e_é I'm not kawaii Ok? I'm from Chile ♥ I love kitties, icecream, anime, RO, cosplay, rock & metal, mangas, books, kawaii stuffs, lolita's clothes, and my evil plushie pig ♥

Visit me on:







Tagboard


Button
Reminiscences
El Regreso, estracto
Camino a la Muerte II
Camino a la Muerte I
Mil y un Historias
Dulce Tortura
Hotel
eres mi complemento...
Ultimo Aliento
Tiempo Final

Map

Link
Image and video hosting by TinyPic




Chilean Blogger
Mi Blog es Chileno
ir arriba